Somos una organización ciudadana, sin fines de lucro, que trabaja para lograr la conservación de los humedales mediante el equilibrio entre desarrollo y protección del ambiente, para el beneficio de las generaciones presentes y futuras. Estamos ubicados en Ensenada, Baja California, México, y trabajamos principalmente en la zona noroeste de México.

MISIÓN

Promover y establecer un sistema de humedales conservados en el noroeste de México, liderado por las comunidades locales y mediante esquemas que permitan la continuidad de los procesos ecológicos y de los servicios ambientales que estos ecosistemas nos proveen, para el beneficio de las generaciones presentes y futuras.

VISIÓN

Consolidar un sistema de humedales conservados en el noroeste de México.

VALORES

Somos una organización de firmes convicciones y nos distinguimos por establecer relaciones y compromisos a largo plazo con las comunidades usuarias de los humedales, la mayoría residentes de zonas rurales o marginadas, por lo que la inclusión, la prudencia, la integridad, la solidaridad y la perseverancia han sido la piedra angular de nuestra labor.

OBJETIVOS

Conservación de los humedales del noreste de México y una operación efectiva.

Contar con la información necesaria sobre los humedales de la región, con la finalidad de apoyar y dirigir las estrategias de gestión, educación ambiental y fortalecimiento comunitario que permitan asegurar la perpetuidad de los procesos ecológicos, así como el manejo integral de los humedales del noroeste de México.

Apoyar a las comunidades y a las autoridades de los tres niveles de gobierno, fomentando e impulsando la aplicación de diversos instrumentos que permitan proteger los humedales del Noroeste de México, así como un manejo integrado de los mismos.

Que las comunidades conozcan la información sobre los humedales de la región, la relación que guardan con su entorno, y de qué manera influyen en la calidad de vida, a través de los proyectos y actividades de educación ambiental, la generación de materiales educativos y la participación y/u organización de eventos públicos con este tema.

Fortalecimiento de las comunidades que habitan en los alrededores de los humedales, promoviendo, facilitando y apoyando su participación con los diferentes sectores sociales y grupos organizados en la conservación y protección de los humedales costeros, en coordinación con los tres niveles de gobierno.

Desarrollar las capacidades institucionales para alcanzar nuestra visión y misión.

HISTORIA

Inicio

1988

En Ensenada, Baja California

Pro Esteros inició en 1988 como respuesta a las afectaciones al Estero de Punta Banda, ubicado a 45 kilómetros al sur de la ciudad de Ensenada, Baja California, el cual durante muchos años había sido considerado —por estudiantes e investigadores de ambos lados de la frontera— un laboratorio natural sobre el adecuado funcionamiento de este tipo de ecosistemas, debido a su buen estado de conservación. Empezamos como un grupo binacional, con dos mesas directivas, una registrada en Estados Unidos (EE. UU.) y otra en México. Cabe destacar que para esa fecha tan sólo el estado de California había transformado 90% de los humedales costeros, lo que representaba una gran pérdida en biodiversidad y recursos naturales, mientras que la mayoría de los humedales de la península de Baja California se encontraban en estado semiprístino, generalmente por su aislamiento.

Nuestros primeros proyectos fueron de investigación, mediante los que estudiamos a profundidad los humedales de Punta Banda y San Quintín. Cuando iniciamos los trámites para que estos contaran con algún tipo de protección, principalmente a nivel federal, nos percatamos del gran desconocimiento que había sobre dichos ecosistemas, su ecología, la relevancia de sus funciones y, sobre todo, en torno a los múltiples beneficios que nos reportan, y no sólo era la comunidad en general la que desconocía casi todo sobre los humedales, sino las autoridades, lo que repercutía directamente en la toma de decisiones.

Actividades iniciales

Investigación y divulgación de la ciencia

A partir de esta situación decidimos que el resultado de nuestras investigaciones debía ser traducido al lenguaje cotidiano, para difundirlo al público en general: estábamos listos para desarrollar nuestro primer proyecto de educación ambiental, y desde entonces nos hemos esforzado por atender las necesidades y solicitudes de información de los maestros, tanto sobre la flora y fauna de los humedales, como respecto a los ecosistemas locales, puesto que los libros que utilizaban comúnmente trataban de México en general, y la mayoría de los ejemplos eran de sitios remotos y sin ninguna conexión con nuestro entorno.

Así, hasta la fecha seguimos desarrollando programas y materiales educativos para alumnos desde preescolar hasta bachillerato, y para el público en general, por lo que contamos con una rica y amplia oferta de actividades y materiales de educación ambiental, como cursos, talleres, pláticas, salidas de campo, exposiciones fotográficas, boletines, carteles, entre otros.

Desarrollo actual

Coordinación activa en el desarrollo comunitario y ambiental

Después de varios años de recorrer los humedales de la región, y de realizar actividades de educación ambiental en las comunidades aledañas, estas han mejorado y profundizado sus conocimientos sobre los procesos que albergan dichos ecosistemas, así como en torno a los servicios ambientales que de ellos se derivan. Como resultado de esta labor, las comunidades usuarias o beneficiarias de los humedales han podido identificar la amenaza que representan los planes y proyectos que pretenden impulsar personas ajenas a su entorno, tales como marinas, campos de golf y desarrollos industriales, los cuales tendrían efectos devastadores para los procesos ecológicos, y en respuesta a los múltiples llamados de auxilio que recibimos de pescadores, amas de casa, maestros, estudiantes, etcétera, establecimos una coordinación de fortalecimiento comunitario.

Mediante esta coordinación ofrecemos a las comunidades interesadas conocimientos y herramientas para que se informen —por los canales adecuados— sobre los planes de desarrollo para las zonas que habitan, y para que analicen en conjunto la situación y actúen en consecuencia: las apoyamos para que sean corresponsables de las decisiones sobre los recursos naturales de su territorio y, por ende, para que sean protagonistas de su propio desarrollo.

MODELO

Los humedales costeros se encuentran entre los ecosistemas más productivos del planeta: además de dar refugio y alimento a muchas especies de flora y fauna, también benefician a las personas que viven cerca o dependen de ellos. Sin embargo a nivel mundial estos van desapareciendo. En los últimos 40 años, el área de humedales se ha reducido en un 30%1 por lo que su cuidado, conservación y uso racional es imperativo.

Con esto en mente, en Pro Esteros realizamos proyectos de investigación para adquirir bases científicas que orienten la conservación y el manejo sustentable de los humedales, y transformamos ese conocimiento integral en proyectos de educación ambiental, para compartir dicha información con las comunidades usuarias y beneficiarias de los humedales, lo cual nos permite establecer relaciones de largo plazo con ellas y propiciar que se fortalezcan y participen en el análisis y en la toma de decisiones sobre el mejor uso de los mismos, mediante una gestión adecuada.

 1. WWF. 2016. Informe Planeta Vivo 2016. Riesgo y resiliencia en el Antropoceno. WWW International, Gland, Suiza